Categoría: -Nº 7. La revolución rusa

La revolución rusa fue uno de los acontecimientos más importantes en la historia contemporánea. Corría el año 1917 y Rusia estaba luchando contra las potencias centrales en la Primera Guerra Mundial o Gran Guerra. A inicios de ese año los soldados morían en el frente, los jóvenes campesinos debían dejar su hogar para enrolarse en el ejército ruso, los precios de los bienes de consumo subían, los alimentos escaseaban en las ciudades, los obreros no obtenían mejoras laborales. El régimen zarista respondía a las quejas con mano de hierro. Rusia era un polvorín.

Consecuencia de esta situación fue la revolución rusa. En cuestión de unos meses en Rusia se pasó de una monarquía absolutista, en la que reinaba el zar Nicolás II, a una república soviética, pasando por el medio por una república parlamentaria. Un año después del inicio de la revolución rusa el país abandonó la contienda mundial, aunque solo tras la firma de un tratado con las potencias centrales que le perjudicó. Pero el periodo de conflicto no acabó ahí, ya que tras la revolución, Rusia se enfrascaría en una guerra civil.

Esta revolución rusa puede dividir en diversas etapas, que se reflejan en las distintas entradas de esta revista digital número 7.

La primera etapa corresponde a la revolución de febrero de 1917. En la capital rusa. San Petersburgo, lo que empezó como una manifestación obrera, acabó transformándose en un cambio de régimen, con el apoyo de la masa obrera, los soldados y los políticos de la Duma. Como consecuencia, el zar dimitió y se creó un Gobierno provisional que se encargaría de gobernar hasta la formación de una Asamblea Constituyente. Pero también se crearon Soviets de diputados de obreros y de soldados, que tendrían mucha influencia en la toma de decisiones.

La segunda etapa correspondería al periodo que fue desde febrero a octubre de 1917. Fue el periodo donde Rusia intentó empezar una república parlamentaria. Pero la situación interior y exterior no permitió que la república no se consolidara. El Gobierno Provisional tuvo muchos problemas: tuvo que compartir un poder dual con los soviets de obreros y soldados; tuvo problemas con distintos parlamentos regionales; se enfrentó a intentos de golpes del ejército y de la población. Como telón de fondo estaba la guerra y el avance de las potencias centrales en el frente oriental, que ponía más difícil la situación interna del país.

La tercera y última etapa corresponde a la revolución de octubre de 1917. Los bolcheviques, viendo la inestabilidad política interna rusa, el avance alemán en el frente oriental y por el empuje de Lenin, asaltaron el poder. Eliminaron el Gobierno Provisional e instauraron una república socialista acorde a su lema "Todo el poder para los soviets".

En esta revista he incluido otra entrada que tiene relación con la revolución rusa, aunque no forma parte estricta de ella: El Tratado de Brest-Litovsk. ¿Por qué he incluido esta entrada? Porque es una consecuencia directa de la revolución y supuso que Rusia dejara de participar en la Primera Guerra Mundial, consolidando al gobierno bolchevique.

¿Cómo puedes acceder a estas entradas? Es fácil. Pincha en el nombre o en la imagen que se ve a continuación. Espero que te gusten, que disfrutes y que aprendas. Te animo a que dejes comentarios en los artículos y que te registres en la página web para recibir novedades.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies