La Belle Époque

La Belle Époque fue el nombre que se dio un periodo de expansión del desarrollo, mejora de las condiciones de vida y creciente integración de la economía internacional. Este periodo fue el que transcurrió entre 1871, tras la guerra franco-prusiana y 1914, el  inicio de la Primera Guerra Mundial. Ese periodo se vio como un momento de paz en Europa, aunque realmente no fue tal, ya que existían conflictos a causa del imperialismo colonial.

La expansión industrial y económica

Durante la Belle Époque hubo un avance significativo de la industrialización. Gran Bretaña fue la primera potencia en industrializarse, pero a partir de 1871 otros países avanzarán significativamente en el proceso de industrialización y en la aplicación de las nuevas tecnologías que se fueron descubriendo, principalmente las derivadas de la industria petrolífera. La industrialización llegó a diversos países, casi todos ellos europeos excepto Japón y EEUU.

La industrialización de Bélgica llevó ventajas gracias a su cercanía a las islas británicas, a las buenas condiciones del transporte y a su cercanía a zonas con fuerte minería de carbón y hierro, así como también gracias al sector financiero apoyado por el estado. Suiza fue otro país que se industrializó; sus mayores ventajas eran la de ser encrucijada comercial, sus abundantes recursos hídricos y el alto nivel educativo de sus ciudadanos. Suiza renunció al proteccionismo, y junto a la mano de obra altamente productiva y barata supo desarrollar diversos sectores, como la industria relojera, la industria alimentaria o el sector bancario, que ayudó a su desarrollo económico.

Habría que incidir en el tardío desarrollo industrial de Francia provocado por inestabilidades políticas, factores geográficos y excesivo peso del sector agrícola, entre otros. A pesar de los avances en materia política y legal surgidos de la revolución francesa y de sus años posteriores, Francia solamente consiguió despegar a finales de siglo.

Alemania fue otro país en el que la industrialización llegó más tarde, pero cuando llegó lo hizo con enorme fuerza. Antes de su unificación en 1871 se había creado el Zollverein, la Unión Aduanera Alemana, que junto al incremento de la red de transportes (ferrocarril sobre todo) consiguió un alto grado de integración que facilitó su posterior unificación. Tras su unificación, la política alemana hizo posible el desarrollo industrial, ayudado por el predominio de la industria pesada, la creación de grandes unidades industriales, la fuerte interconexión banca-industria y el alto grado de proteccionismo. El otro país europeo que se industrializó durante el siglo XIX fue Suecia, gracias a su política librecambista, a su alto grado de alfabetización y a sus recursos naturales, como madera y hierro.

File: Zollverein.jpg

Figura 1. La Unión Audanera alemana, desde 1815 hasta 1817. Fuente: Wikimedia Commons

Fuera de Europa, en EEUU el desarrollo económico y la industrialización tuvo dos factores fundamentales: tierra y trabajo. La gran abundancia de recursos, la política de economía de frontera y el enorme flujo migratorio permitió el desarrollo industrial, a pesar de algunos conflictos como la Guerra de Secesión. EEUU fue el pionero de la segunda revolución industrial, gracias al desarrollo de la industria petrolífera y de la eléctrica. Japón fue el primer país asiático que se industrializó. Al iniciarse la Era Meiji, Japón se transformó, pasando de un sistema feudal a un país industrializado. Su enorme crecimiento, su enorme productividad y el apoyo estatal hizo que Japón se convirtiera en la gran potencia asiática, tanto en lo económico como en lo militar. Posteriormente, todos estos países fueron acompañados por varios miembros del Imperio Británico, como Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Los países del sur de Europa se quedaron estancados.

El desarrollo industrial trajo consigo mejora del nivel de vida, también en las grandes ciudades donde mejoraron las condiciones de vida. Estas mejoras se complementaron con los progresos en la medicina, donde destacan las vacunas y las mejoras de higiene en hospitales. En general, la vida de los europeos mejoró, lo que confirma la “belleza” de aquella época.

Sombras en la Belle Époque

Aunque también hubieron sombras en la Belle Époque. La grave derrota de Francia contra Prusia en 1870 provocó una revuelta en París con el nombre de Comuna. Ésta, aunque fracasó, se convirtió en el modelo de Estado revolucionario para los marxistas y para los bolcheviques rusos. Por otro lado, Alemania utilizaría el dinero de la reparación francesa para fundar el Banco Imperial y emitir una nueva moneda, el marco. Y a partir de 1873 comenzó un largo periodo de baja de precios internacionales que para muchos revestiría caracteres de “La Gran depresión”. Aunque hay autores, como Gabriel Tortella, que no están de acuerdo con esta expresión de gran depresión, por lo que se define como crisis finisecular, caracterizada principalmente por una crisis agraria. Por contra, los precios industriales bajaron, pero no provocó una crisis industrial. Para Tortella, realmente no hubo “gran de presión”, sino gran expansión, mejora de los niveles de vida y mejora de salarios reales gracias a la bajada de precios. Pero los gobiernos emplearon medidas proteccionistas, lo que, según Tortella volvió a elevar precios y acabar la crisis. Pero toda esta crisis finisecular causó consecuencias, destacando una exacerbación del nacionalismo y el imperialismo, que llevaría hacia la Primera Guerra Mundial.

Los  nacionalismos europeos tendrían un trasfondo económico, basado para disminuir la competencia y justificar el proteccionismo frente a terceros. Por otro lado, el imperialismo fue consecuencia de los deseos de expansión comercial de las potencias europeas y por razones de prestigio y estrategia.

Avances democráticos

También hubieron avances en el ámbito democrático. Por un lado estuvieron las lentas mejoras en las condiciones del trabajo. En el plano político, aunque implantándose de forma lenta, destaca el sufragio universal, primero masculino y posteriormente femenino. Esta bella época es el primer ensayo pacífico de integración internacional, que desde un punto de vista económico constituye un gran éxito, pero que desde el punto de vista político es un fracaso, ya que las tensiones, el nacionalismo y el proteccionismo trajo consigo una cruenta guerra en 1914.

File:La Belle Époque.jpg

Figura 2. Exposición Universal de París en 1900. Librería del Congreso. Fuente: Wikimedia Commons.

La Belle Époque también se reflejó en otros campos de la actividad humana. Puedo destacar la existencia de las Exposiciones Universales, como la de París de 1900, los primeros Juegos Olímpicos modernos en Atenas en 1896, la expansión del ocio y de los deportes, como el ciclismo o el fútbol, un gran desarrollo en el arte y en la literatura, con el nacimiento de personajes como Sherlock Holmes, grandes descubrimientos científicos, que conducirían hacia el nacimiento de la mecánica cuántica y la teoría de la relatividad, etc. En definitiva, que la expansión económica y el periodo de paz existente facilitó el desarrollo en otros ámbitos de la sociedad.

Bibliografía

Tortella, Gabriel. Los orígenes del siglo XXI. Un ensayo de historia social y económica contemporánea. Gadir Editorial, SL. Madrid. 2005

Lario, Ángeles (coord). Historia Contemporánea Universal. Del surgimiento del Estado contemporáneo a la Primera Guerra Mundial. 1ª ed. Madrid. Alianza Editorial; 2010

Literatura en el tiempo de la Belle Époque

Conan Doyle, Arthur. Todo Sherlock Holmes. Ed. Cátedra. 2012

Stevenson, Robert Louis. El extraño caso del doctor Jekyll y Mister Hyde. Austral. 2015

Proust, Marcel. En busca del tiempo perdido. Por el camino de Swann. Alianza. 2011

 

Licencia Creative Commons

La Belle Époque por La Crisis de la Historia se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

The following two tabs change content below.

Jose Palanca

La Crisis de la Historia es una revista digital de historia. Se intentará demostrar que no hay una crisis de la historia. Todo lo contrario, existen nuevas visiones de la historia que mejoran la comprensión del pasado de la humanidad y ayudan a entender el presente. Espero que te haya gustado, comenta el artículo, compártelo en las redes sociales y suscríbete para recibir noticias cuando hayan nuevas publicaciones. Muchas gracias

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies