La creación de mitos nacionales

Voy a proceder a realizar una breve reflexión de análisis de la historia partiendo de un hecho histórico que puede ser desconocido para el gran público y que nos da ejemplo de como la información y los hechos históricos suelen ser retocados por los vencedores y a su vez puede ser causa de disputas, peleas y de guerras. Es la creación de mitos nacionales a partir de hechos concretos y magnificados o modificados por escritores, periodistas o historiadores coetáneos o posteriores.

La masacre de Wounded Knee

La masacre de Wounded Knee ocurrió en los Estados Unidos de América al final del siglo XIX, cuando el ejército norteamericano había ya confinado a los indios nativos a unas reservas naturales que aún muchas tribus poseen y que se han convertido en pequeños paraísos del juego. En esa masacre, el ejército de EEUU (concretamente el séptimo de Caballería) rodeó el campamento indio con la orden de deportar a los indios para tener de este modo nuevas tierras para los colonos. Aunque finalmente, en lugar de desarmarlos y llevarlos, fueron casi masacrados.

Días antes había sido también asesinado el famoso nativo Toro Sentado, antiguo jefe indio y que se había reconvertido posteriormente en compañero de reparto del espectáculo que Buffallo Bill realizaba por el continente norteamericano.

Pero el principio del fin de los nativos americanos fue paradójicamente una gran y resonada victoria de ellos. Hablamos de la batalla de Little BigHorn, donde el general Custer y su séptimo Caballería murieron con las botas puestas tras un supuesto fallo táctico del general.

Wounded Knee.jpg

Figura 1. Cuerpos congelados en el campo de batalla tras la masacre. [Dominio público]. Fuente: Wikipedia

Creación de mitos nacionales: el general Custer

La cultura popular norteamericana ha elevado al general Custer a la categoría de héroe americano. Y es que durante años se le ha catalogado como tal, pero si se analiza detenidamente su biografía y sus actos observamos como era un militar que primaba sus intereses personales sobre otros y que luchaba, como otros, por ganarse la gloria en la guerra contra los nativos americanos. Y, ¿cómo ha podido pasar a ser un héroe?

Pues solo hizo falta una muerte en una batalla perdida, una necesidad de ensalzar al caído para glorificar la derrota, unos medios de comunicación afines y películas que ensalzaran al general, como la famosa película que tenía a Errol Flynn como protagonista.

En definitiva, hemos pasado de tener a un general que formó parte del ejército de EEUU en una época de expansión territorial y guerra contra los indios nativos de América a un héroe de renombre nacional, que ha hecho famoso al séptimo de Caballería y su famoso toque de corneta.

El analisis del historiador

Esto es un ejemplo de como los medios de comunicación y sobretodo la información influye en nuestra historia. La historia fue escrita por los vencedores. Y era mucho más fácil ensalzar a un general caído frente a los “enemigos”, que intentar contar una historia con mayor objetividad. Lo anteriormente descrito nos hace meditar de si los antiguos escritos y relatos han sido también falseados y nos encontramos ante muchos mitos y cuentos “irreales” y ante héroes que no fueron tal y ante personas normales que sí lo fueron. Es muy difícil en muchas ocasiones discernir del mito y la realidad, por lo que en muchas ocasiones el historiador debe buscar alternativas para corroborar su historia. Una de ellas es la arqueología, que puede intentar corroborar hechos históricos escritos.

Custer.jpg

Figura 2. Retrato del general Custer durante la Guerra de Secesión de EEUU. [Dominio público] Fuente: wikipedia

En definitiva, vemos como la información es un punto influyente para crear la historia. En muchas ocasiones los gobernantes han manipulado esa información para crear su historia. Y en muchos casos, la historia que crearon es la que ha llegado hasta nosotros. El historiador no solamente debe analizar el texto, sino que también debe poner en duda los hechos que cuenta, nunca dar nada por sentado. En el mundo actual, la información está más repartida que hace siglos, lo que permite analizar de una mejor forma el presente. Pero cuando las historias son remotas y la información fue dada por periodistas o historiadores cercanos al poder, el peligro de leer una distorsión de la realidad se acrecenta. Porque como bien se sabe, la historia no es la que ocurrió realmente, sino la que uno ha descrito o recordado.

Información complementaria

Para obtener más información de la masacre de Wounded Knee y del general Custer se puede entrar en las siguientes páginas:

http://en.wikipedia.org/wiki/Wounded_Knee_Massacre

http://es.wikipedia.org/wiki/George_Armstrong_Custer

http://www.woundedkneemuseum.org/main_menu.html

Interesante la lectura de los siguientes libros:

Brown, Dee. Enterrad mi corazón en Wounded Knee. Turner Publicaciones, SL. 2012

Link, Theodor. George Armstrong Custer. Rosen Publishing Group. 2003

También es recomendable ver las siguientes películas para ver como se cuentan las historias y se crean las leyendas:

Murieron con las botas puestas. Raoul Walsh. 1944

Entierra mi corazón en Wounded Knee. Yves Simoneau. 2007

The following two tabs change content below.

Jose Palanca

La Crisis de la Historia es una revista digital de historia. Se intentará demostrar que no hay una crisis de la historia. Todo lo contrario, existen nuevas visiones de la historia que mejoran la comprensión del pasado de la humanidad y ayudan a entender el presente. Espero que te haya gustado, comenta el artículo, compártelo en las redes sociales y suscríbete para recibir noticias cuando hayan nuevas publicaciones. Muchas gracias

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies