La Crisis de la Historia

Desde hace un tiempo, la civilización occidental tiene la sensación de que se encuentra en una crisis de la historia. Una crisis de valores, de personajes de relevancia en el ámbito del pensamiento, de la filosofía, de la ciencia, del arte. Un mundo donde la tecnología avanza de una forma mucho más rápida que lo que es capaz de asimilar el hombre.

Vemos el mundo rodeado de personas repletas de desidia, de depresión, de dejadez, de incapacidad de adaptarse a un mundo extraño. Un mundo lleno de melancólicos que buscan una vía de escape ante la incomprensión del mundo que le rodea. La crisis económica solamente hace que avivar esa sensación de furor melancólico.

El campo de la historia no está exento de esos problemas de identidad. Ha habido quién proclamaba el fin de la historia. No es el fin de la humanidad, sino un término para designar el fin de los grandes cambios en la historia. El norteamericano Francis Fukuyama lo reflejó en su ensayo El fin de la historia y el ultimo hombre . Como resultado de la caída del muro de Berlín y el fin del comunismo en la Unión Soviética, expuso que la historia como lucha de ideologías había terminado. Se imponía así una democracia liberal en un mundo en el cual las guerras serían cada vez más difíciles.

El fin de la historia es un debate interesante, pero la historia ni ha finalizado ni se encuentra en crisis. Aunque hay que admitir que ya no nos encontramos ante corrientes historiográficas que tengan una gran relevancia. La disciplina de la historia está ahora más fragmentada que nunca. Crecen los puntos de vista a la hora de estudiar y analizar la historia. Hay una proliferación de subdisciplinas dentro de la historia. Esta fragmentación es a su vez una constatación de la creciente división del trabajo, de la sociedad,… que existe actualmente en nuestra sociedad. Peter Burke lo describe claramente en su libro Formas de hacer historia. Pero este autor nos introduce a la Nueva Historia.

File:Bundesarchiv Bild 102-08129, Borsigwalde, Explosion von Sauerstoff-Flaschen.jpg

Figura 1: ¿El fin de la historia? ¿Crisis de la historia?. Fuente: Wikimedia Commons

Esta nueva historia estaría relacionada con la famosa Escuela de Annales. Sería una historia escrita como reacción deliberada contra la historia tradicional, de una temática esencialmente política, centrada en los grandes nombres, en una simple narración de acontecimientos. La Nueva Historia intentaría alcanzar la “historia total”. Hazaña muy difícil, pero no imposible. Tarea ardua de realizar, pero que puede dar sus frutos a largo plazo.

En esta web, La Crisis de la Historia, intentaré aportar mi visión de la nueva historia. Intentaré demostrar que no hay una crisis de la historia, a pesar de lo que el nombre de la página indique. Trataré de realizar una serie de artículos que contengan un valor añadido de conocimiento histórico para el visitante de la web. El objetivo es que el visitante aprenda un poco más de historia, pueda conocer sucesos que han tenido más o menos influencia para la conformación del mundo actual y se sienta satisfecho de los nuevos conocimientos adquiridos.

Aunque no siempre podré cumplir los cánones de esa nueva historia. A menudo caeré en los paradigmas tradicionales de la historia, donde predominarán los ensayos relacionados con el ámbito político y como una mera narración de acontecimientos. Nadie dijo que esta tarea iba a ser fácil de realizar. Pero en ocasiones habrá un texto acorde a la nueva historia. Un rayo de luz en ese mundo extraño, donde el ser humano se siente desubicado. Estamos en una era de excesos de datos que pocas veces se traducen en información enfocada al conocimiento humano. Estamos en mundo diverso y multipolar donde cada vez más está primando un cierto individualismo que conlleva que la historia sea visionada de miles de forma diferente. La Crisis de la Historia pretende ser un balneario donde el visitante pueda tener un momento de paz.

Para poder alcanzar los objetivos de la nueva historia, en ocasiones se incorporarán textos históricos para analizarlos, comentarlos, extraer la mayor información posible. Otras fuentes, como mapas, imágenes o vídeos también nos servirán para ofrecer una visión más precisa de la historia. Toda fuente primaria podrá ser incorporada. Con estos ejemplos, el visitante también podrá aprender como poder sacar la información de estas fuentes.

Con este discurso os dejo con la web La Crisis de la Historia. Espero que disfrutéis.

Gracias.

The following two tabs change content below.

Jose Palanca

La Crisis de la Historia es una revista digital de historia. Se intentará demostrar que no hay una crisis de la historia. Todo lo contrario, existen nuevas visiones de la historia que mejoran la comprensión del pasado de la humanidad y ayudan a entender el presente. Espero que te haya gustado, comenta el artículo, compártelo en las redes sociales y suscríbete para recibir noticias cuando hayan nuevas publicaciones. Muchas gracias

2 Comments

  1. Jorge A. Rumbo 09/11/2017
    • Jose Palanca 09/11/2017

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies