La herencia de Carlos I

La política exterior que ejerció la España de los Austrias en los siglos XVI y XVII no se comprende sin entender las herencias obtenidas por Carlos I de España. ¿Cómo llegó Carlos I a gobernar en territorios tan dispersos como Flandes, Austria, Sicilia o Castilla? ¿Por qué Carlos fue emperador del Sacro Imperio Romano Germánico? ¿Dónde está uno de los orígenes de su enemistad con Francisco I de Francia?

Carlos de Gante

Carlos I nació en Gante un 24 de febrero de 1500. Era hijo de Felipe el Hermoso y de Juana de Castilla, apodada la Loca. Fue llamado así en recuerdo de Carlos el Temerario, duque de Borgoña y abuelo de Felipe el Hermoso. Carlos I fue educado enteramente en Flandes con una educación borgoñona y bajo la tutela de su abuelo Maximiliano de Austria. No hablaba castellano y no conocía nada de las costumbres de Castilla. Esta cuestión será fundamental para entender sus inicios como rey en las Españas.

File:arbol genealógico de Carlos I.svg
Figura 1. Árbol genealógico de Carlos I de España y V de Alemania. Autor: Buho07. 2010. Fuente: Wikimedia Commons

La herencia de Carlos I

Por una combinación de matrimonios dinásticos y muertes prematuras, Carlos I heredaría una serie de amplios territorios, llegando a ser el monarca más importante de la primera mitad del siglo XVI. Veamos un resumen de estas herencias y cómo las obtuvo:

  1. De su madre Juana I de Castilla heredó Castilla (que incluían las recientes conquistas de Granada y Navarra, así como las Canarias), las plazas del norte de África y las posesiones americanas. La muerte de Felipe el Hermoso en 1506, poco tiempo después de haber sido proclamado rey de Castilla, trajo consigo una difícil situación en la herencia castellana debido a la locura de la reina Juana. Fernando de Aragón, el Católico, asumió la regencia de Castilla hasta su muerte en 1516. Tras una breve regencia del cardenal Cisneros, Carlos llegaría en 1517 a Castilla para asumir su reinado como hijo varón primogénito de la reina Juana. Mientras tanto, Juana I estaba recluida en Tordesillas, situación que duró hasta su muerte en 1555. [Color azul en el mapa de la figura 2]

  1. De su padre Felipe, duque titular de Borgoña y conde de Flandes entre otros títulos, heredó lo que se conoce como los Países Bajos españoles, que incluían los territorios de los Países Bajos, el Franco Condado y el condado de Charolais. Felipe el Hermoso, fallecido en 1506, había recibido esa herencia a través de su madre María de Borgoña, hija única legítima de Carlos el Temerario. Carlos I sería además duque titular de Borgoña, a pesar de que los territorios del ducado de Borgoña habían pasado a manos francesas tras la derrota borgoñona en la batalla de Nancy de 1477. Carlos I seguiría reclamando esos territorios a Francia al sentirse legítimamente señor de ellos. La hermana de Carlos, Margarita de Austria, sería la regente de estos territorios desde 1506 hasta 1515, cuando se declara la mayoría de edad de Carlos. [Color morado en el mapa de la figura 2]

  2. De su abuelo Fernando el Católico, rey de Aragón, heredó el reino de Aragón, Nápoles, Cerdeña y Sicilia. Tras la muerte de Isabel I de Castilla, Felipe el Hermoso se convirtió en rey de Castilla y Fernando volvió a su reino aragonés, casándose con Germana de Foix. Fernando y Germana tuvieron un hijo, que falleció prematuramente, por lo que los herederos del reino aragonés pasaban a ser sus nietos, los hijos de su hija Juana y de Felipe. Fernando de Aragón falleció en 1516, dejando en su testamento como heredero a su nieto Carlos, aunque no sin vacilar en dejarlo a su nieto Fernando, hermano pequeño de Carlos, pero nacido y educado en España (a diferencia de Carlos, nacido y educado en Flandes). [Color naranja en el mapa de la figura 2]

  3. Finalmente, de su abuelo Maximiliano I de Austria heredó los dominios patrimoniales de los Habsburgo, que comprendían los territorios del archiducado de Austria (Estiria, Carintia, Tirol, Voralberg, Alta Austria, Baja Austria y Carniola), así como los derechos sobre los territorios del norte de Italia.   Carlos I recibiría estos territorios en 1519, tras la muerte de Maximiliano I. [Color verde en el mapa de la figura 2]

File:la herencia de Carlos I.png
Figura 2. La herencia territorial de Carlos I en Europa. Autor: Mikel González. 2006. Fuente: Wikimedia Commons

La elección imperial de Carlos I

Muchos han escuchado Carlos I de España y V de Alemania o el emperador Carlos. Pero muchos no saben qué era ser emperador. El emperador era el título que se otorgaba al monarca electo del Sacro Imperio Romano Germánico. Este título tiene su origen en Carlomagno, que se coronó emperador el 25 de diciembre del año 800, en un deseo de convertirse en ser defensor de la iglesia, ser su representante militar e intenar resucitar el Imperio Occidente Romano, desaparecido en el año 476, pero que aún continuaba siendo una referencia en la Europa altomedieval.

El Sacro Imperio Romano Germánico pretendió continuar ese ideal de un imperio heredero del romano y defensor de la iglesia romana. Pero realmente el Sacro Imperio no era ni un Estado moderno ni un Estado nación ni era un Estado confederado. Tenía una naturaleza compleja, con un carácter supranacional.

El emperador del Sacro Imperio se elegía mediante una elección. La Bula de Oro, promulgada por Carlos IV en 1356, estableció y fijó el procedimiento de elección del emperador, siendo los 7 electores los arzobispos de Maguncia, Tréveris y Colonia, el rey de Bohemia el conde palatino del Rin, el duque de Sajonia y el margrave de Brandeburgo.

El 12 de enero de 1519 falleció Maximiliano I de Habsburgo, rey de Romanos y emperador electo entonces del Sacro Imperio. Los electores debían por tanto elegir un nuevo emperador. Se presentaron 3 candidatos: Carlos de Habsburgo, nieto de Maximiliano I de Austria; Enrique VIII, rey de Inglatera; y el rey de Francia, Francisco I. Carlos consideraba como su derecho legítimo el ser nombrado emperador imperial, ya que los Habsburgo habían sido elegidos emperadores desde 1452, cuando se eligió al primer Habsburgo, Federico III. Pero al ver a Francisco I de Francia como un peligroso adversario, ya que ponía en peligro sus territorios centroeuropeos, dedicó un enorme esfuerzo económico para obtener el título de emperador, recurriendo a las Cortes castellanas y a banqueros alemanes.

File:coronación imperial de Carlos V.jpg
Figura 3. Coronación imperial de Carlos V en Aquisgrán, publicada en Augsburgo en 1520. Impresores: Sigmund Grim y Marx Wirsung. Fuente: Wikimedia Commons.

Finalmente, Carlos fue elegido emperador del Sacro Imperio Romano Germánico en junio de 1519, conociendo la noticia mientras estaba en Barcelona. En 1520 sería coronado como rey de Romanos en Aquisgrán. El 24 de febrero de 1530 Carlos sería coronado emperador por el papa Clemente VII, en un acto simbólico de importancia ya que ese acto marcaba el reconocimiento definitivo como emperador. Carlos se convertiría en el quinto emperador con dicho nombre y por eso es conocido como Carlos V de Alemania.

Como emperador, Carlos asumió el ideario de la monarquía universal, que marcaría su política exterior. Consideraba la supremacía de la autoridad imperial sobre los reyes de la cristiandad y la defensa de la cristiandad encarnada en el papa. Una ideología que marcaría la política exterior de Carlos en Europa.

Adquisiciones territorios posteriores

En el año 1519, debido a las distintas herencias obtenidas, se convierte en señor de amplios territorios del continente europeo, amén de las posesiones españolas en las Américas. A estos territorios se sumaron posteriormente en una serie de adquisiciones, que no deben de ser desdeñadas ya que incrementaron tanto el poder territorial como el poder político de Carlos de Gante.

Dejando un poco de lado las adquisiciones en el continente americano, que merecería una serie de artículos propios, en Europa y en el Mediterráneo obtuvo nuevas posesiones:

  • En los Países Bajos agregó 5 provincias a las 12 ya heredadas por parte de su padre Felipe. Los territorios anexionados fueron Tournai (1521), Frisia (1524), Overijssel (1528), Utrecht (1528), Groninga y Güeldres. Así llegaría a tener 17 provincias en los Países Bajos.

  • Entró en posesión del ducado de Milán tras diversas vicisitudes y luchas contra Francia.

  • Ocupó Siena al final de su reinado, que fue la base para establecer guarniciones españoles en la costa de la Toscana y en la isla de Elba.

  • En el norte de África también consiguió diversas conquistas, pero también derrotas por parte del imperio otomano, por lo que no obtuvo avances territoriales significativos.

Datei:Mapa dominios Carlos I en 1547.jpg
Figura 4. Dominios de Carlos I en 1547, tras la batalla de Mühlberg. The Cambridge Modern History Atlas. 1912. Fuente: Wikimedia Commons

Conclusión

En este artículo se puede llegar a conocer cómo consiguió Carlos de Gante aunar unos vastos territorios bajo su soberanía. Una serie de matrimonios que unieron dinastías, así como una serie de fallecimientos y otras circunstancias, trajeron como consecuencia que Carlos se convirtiera en rey de España, archiduque de Austria y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, entre muchos títulos. Por otra parte, para conocer la política exterior que realizaría Carlos I en Europa es imprescidible conocer los territorios de los que era soberano, así como los problemas que heredaba de ellos.

Bibliografía

Floristán, A. Historia Moderna Universal. Editorial Ariel. Barcelona. 2010

Floristán, A. Historia de España en la Edad Moderna. Editorial Ariel. Barcelona. 2011.

Lynch, J. Los Austrias (1516-1700) . Editorial Crítica. 2000

Ribot García, L. Historia del mundo moderno. Actas. Madrid. 2009

 

Licencia Creative Commons

La herencia de Carlos I por La Crisis de la Historia se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

 
The following two tabs change content below.

crisis_historia

La Crisis de la Historia es una web de divulgación de artículos de historia. Se intentará demostrar que no hay una crisis de la historia, a pesar de lo que el nombre de la página indique. Todo lo contrario, existen nuevas visiones de la historia que mejoran la comprensión del pasado de la humanidad y ayudan a entender el presente. Gracias por tu visita y espero que te haya gustado. Agradecería tu puntuación del artículo. La Crisis de la Historia también tiene gastos: si te gusta y lo deseas, puedes ayudar a la supervivencia de esta web a través de la donación. Muchas gracias

Latest posts by crisis_historia (see all)

crisis_historia

La Crisis de la Historia es una web de divulgación de artículos de historia. Se intentará demostrar que no hay una crisis de la historia, a pesar de lo que el nombre de la página indique. Todo lo contrario, existen nuevas visiones de la historia que mejoran la comprensión del pasado de la humanidad y ayudan a entender el presente. Gracias por tu visita y espero que te haya gustado. Agradecería tu puntuación del artículo. La Crisis de la Historia también tiene gastos: si te gusta y lo deseas, puedes ayudar a la supervivencia de esta web a través de la donación. Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies