La crisis del siglo XVII

La crisis del siglo XVII fue una crisis secular que abarcó distintos ámbitos en Europa. Esta crisis no exenta de revisiones y debate ya que tiene unas características particulares y no afectó de igual manera a toda Europa. Así, la crisis del siglo XVII aún es parte del debate de la historiografía que estudia la Edad Moderna. A mediados del siglo XX, la historiografía consideró que el concepto de crisis general era el más adecuado para definir los rasgos básicos del periodo. Aunque surgieron historiadores que criticaron la formulación de esa crisis. Así, historiadores como M. Morineau habló de crisis de diferente intensidad y amplitud más que de crisis general. Otros como Hobsbawn defendieron que fue la última fase de la transición del feudalismo al capitalismo. En resumen, un debate abierto del cual vamos a comentar en La Crisis de la Historia de forma breve.

Características principales de la crisis del siglo XVII

La crisis del siglo XVII supuso el estancamiento de la población, el retroceso de la actividad agraria, dificultades para la industria urbana y para el comercio tradicional. Aunque, tal y como han reflejado algunos historiadores, la situación no fue homogénea ni social ni económica ni regionalmente. La crisis del siglo XVII polariza a los países, los sectores económicos y las clases sociales. Pero en la crisis hay también beneficiarios. Los grandes beneficiarios son los sectores de la economía que reconvirtieron su estructura productiva y su organización social: la agricultura holandesa e inglesa, el comercio holandés e inglés y la industria rural de diversas áreas.

File:crisis del siglo XVII.jpg
Figura 1. Saqueo de Magdeburgo,1631. Ejemplo extremo de la crisis del siglo XVII. Fuente: Wikimedia Commons

La demografía en la crisis del siglo XVII

Más que un retroceso general de la población, lo que se produjo fue la finalización de la etapa de intenso crecimiento demográfico que se había producido en el siglo XVI. En números, algunas fuentes indican que se pasaron de 100 millones de habitantes a inicios de siglo hasta 115 millones de habitantes a finales de siglo. Las principales causas que explican este estancamiento demográfico son el estancamiento de la producción agraria debido entre otros factores a un cambio climático, la aparición de malas cosechas, los movimientos migratorios hacia América, la difusión de epidemias y las guerras, sobre todo la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), que acabó con la Paz de Westfalia.

La sociedad en la crisis del siglo XVII

La coyuntura social refleja también durante el siglo XVII una situación de crisis, no tanto a causa del retroceso productivo, sino debido al asalto de la renta, es decir, una mayor recaudación de impuestos, que protagonizan las clases dominantes y el Estado (sobre todo a causa de las guerras, que requerían un incremento de los impuestos). Los resultados de esta crisis en la sociedad fueron una degradación de las condiciones sociales, que dan lugar a empobrecimiento; una mayor diferenciación social; endeudamiento de la población y limitaciones y privaciones de tipo económico y jurídico. Tampoco hay que olvidar que aún nos encontrábamos ante una sociedad estamental, diferente a la sociedad que tenemos en la actualidad.

File:campesino.jpg
Figura 2. Un campesino suplica clemencia frente a una granja incendiada durante la Guerra de los Treinta Años. Fuente: Wikimedia Commons

Estos deterioros en la sociedad provocaron conflictos sociales y revueltas populares. El siglo XVII contabiliza una excepcional proliferación de levantamientos campesinos y movimientos urbanos, que se suelen catalogar como la respuesta social a la crisis. Las revueltas y conflictos son variados, abarcando diversas regiones y que en ocasiones necesitó de la intervención de los ejércitos estatales para su represión.

La actividad económica durante la crisis del siglo XVII

La actividad económica tuvo distintos aspectos durante la crisis del siglo XVII. Frente a la caída de la actividad económica de sectores tradicionales se produce un cambio en otros sectores. Asimismo, la distribución regional de la economía se modificó. El centro de gravedad económico se trasladó desde el Sur de Europa hasta el Norte de Europa, donde predominarán las ciudades de los Países Bajos y Londres. Mientras que en unas regiones (España o Francia) se produce una caída de la economía, en Inglaterra y en los Países Bajos se producirán unos cambios económicos que sentarán las bases de la revolución industrial. En este contexto también aparecerá una teoría económica, el mercantilismo, que tratará de solucionar los problemas del estancamiento de la economía.

En el siglo XVII, frente a la crisis económica, aparece el nacimiento del mercantilismo. El mercantilismo es un conjunto de ideas económicas que considera que la prosperidad de una nación o estado depende del capital que pueda tener, y que el volumen global del comercio mundial es inalterable. El capital, representado por los metales preciosos que el estado tiene en su poder, se incrementa sobre todo mediante una balanza comercial positiva con otras naciones (que las exportaciones sean superiores a las importaciones). El mercantilismo lleva por tanto a una política estatal proteccionista sobre su economía, favoreciendo la exportación y desfavoreciendo la importación.

File:mercantilismo.jpg
Figura 3. Puerto comercial durante el mercantilismo. Le Lorrain. 1638. Fuente: Wikimedia Commons

En el transcurso del siglo XVII, la organización de la industria siguió llevando un retraso con respecto al comercio. Sólo en Inglaterra y Holanda la industria pudo responder más ágilmente a las exigencias de la demanda. En Inglaterra y en Holanda se producen cambios en la actividad económica que supusieron que en el siglo XVIII se produjera la revolución industrial, en el caso de Inglaterra. La crisis de la manufactura urbana de carácter tradicional supuso una reestructuración del sector industrial, apoyado por la sociedad rural, la cual debía encontrar otros medios para su subsistencia debido a la crisis agraria. Así, empezó a haber un cambio progresivo en la organización y en la localización de la actividad industrial, reforzando su control por parte de los sectores empresariales y trasladando su ubicación al mundo rural. Ésto sentaría las bases de la industria de siglos posteriores. A ésto se añade la proliferación en el uso del carbón en Inglaterra, que desde el siglo XVI empezó a sustituir a la madera como combustible.

Conclusión

La crisis del siglo XVII es un concepto empleado para definir los rasgos básicos de ese periodo de Europa. La historiografía lo definió de esta forma ya que fue una época plagada de dificultades en distintos ámbitos, incluyendo La Guerra de los Treinta Años, la cual afectó sobre todo a Europa Central y a la economía española. Pero hay historiadores que discuten la existencia de esa crisis. Sí que es cierto que hay un retroceso de la actividad económica en algunos países, un estancamiento demográfico o conflictos sociales. Pero también es cierto que estas situaciones fueron desiguales regionalmente en Europa.

Frente al retroceso de Francia o España; otros países como Inglaterra y los Países Bajos emergieron como nuevas potencias económicas con un auge del comercio y de una nueva industria que cogía el relevo de las industrias tradicionales urbanas. Dentro de esta situación de crisis aparecen teorías económicas como el mercantilismo, las cuales sentarán las bases del capitalismo de siglos posteriores. Es decir, una crisis discutida y discutible, llena de contrastes regionales en Europa, difícil de definir y bonita de estudiar e intentar comprender.

Bibliografía

Floristán, A. (coord). Historia Moderna Universal. Barcelona. Ariel; 2010

Floristán, A. (coord). Historia de España en la Edad Moderna. Barcelona. Ariel. 2011.

Ribot García, L. (coord). Historia del mundo moderno. Madrid. Actas; 2006

Licencia Creative Commons
La crisis del siglo XVII por La Crisis de la Historia se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

 
The following two tabs change content below.

crisis_historia

La Crisis de la Historia es una revista digital de historia. Se intentará demostrar que no hay una crisis de la historia. Todo lo contrario, existen nuevas visiones de la historia que mejoran la comprensión del pasado de la humanidad y ayudan a entender el presente. Espero que te haya gustado, puntúa el artículo, coméntalo, compártelo en Facebook y suscríbete para recibir noticias cuando haya publicaciones. Muchas gracias

Latest posts by crisis_historia (see all)

crisis_historia

La Crisis de la Historia es una revista digital de historia. Se intentará demostrar que no hay una crisis de la historia. Todo lo contrario, existen nuevas visiones de la historia que mejoran la comprensión del pasado de la humanidad y ayudan a entender el presente. Espero que te haya gustado, puntúa el artículo, coméntalo, compártelo en Facebook y suscríbete para recibir noticias cuando haya publicaciones. Muchas gracias

5 comentarios sobre “La crisis del siglo XVII

    • el 05/05/2017 a las 12:55
      Permalink

      De nada. En efecto, es un resumen muy simple. Para profundizar más, hay libros interesantes. En mi caso estudié los de historia Moderna de Luis Ribot y Floristán.
      Un saludo

       
      Respuesta
  • Pingback: Europa en el Siglo XVII – Profesor David

  • el 16/03/2014 a las 01:22
    Permalink

    muy buena informacion gracias por todo 🙂

     
    Respuesta
    • el 17/03/2014 a las 09:20
      Permalink

      De nada. En este apartado intenté realizar una sintetización, ya que es un tema amplio y con debate actual. Y es un tema del que no se suele escuchar tanto.

       
      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies