La Paz de Westfalia

La Paz de Westfalia fue la paz que en 1648 dio fin a la Guerra de los Treinta Años, la cual había asolado Europa desde el año 1618. La Paz de Westfalia creó el primer sistema internacional, abogó por la secularización de la política (lo que de paso acababa con las guerras de religión que hubieron desde la reforma luterana a inicios del siglo XVI) y edificaba el primer paso hacia la destrucción de la sociedad corporativa en beneficio del ideario individualista esbozado en el Leviatán de Hobbes. Para ratificar la paz se firmaron dos tratados: en Osnabrück (15 de mayo de 1648) y en Münster (24 de octubre de 1648).

El sistema de Westfalia tras la Guerra de los Treinta Años

La derrota de los Habsburgo en la Guerra de los Treinta Años acabó con la política centralizadora introducida en el Imperio Austriaco y con sus intentos de unificar Alemania bajo un mismo credo, el católico. El poder soberano de los príncipes alemanes en asuntos políticos y religiosos queda reforzado dentro del Sacro Imperio Romano Germánico, en perjuicio de las dietas imperialistas. La consecuencia más notable de ello fue la división del Imperio en multitud de territorios.

File:Europa tras la Paz de Westfalia.jpg
Figura 1. Mapa de Europa en 1648 tras la Paz de Westfalia. Fuente: Wikimedia Commons

Por otro lado, se reestructuró la distribución de poderes previos en Europa. La decadencia de la supremacía de España se hizo visible. Mientras España aún mantendría la guerra contra Francia hasta 1659, Portugal y las Provincias Unidas de los Países Bajos (anteriormente territorios bajo dominio español) declaraban su independencia. Suecia vio aumentada su influencia en Europa Central, logrando presencia en las desembocaduras de grandes ríos como el Elba o el Oder. El país más fortalecido fue Francia, que aumentó sus territorios a costa de España y del Imperio Sacro Germánico. Tras la Paz de los Pirineos en 1659, Francia se convertiría en la potencia hegemónica de Europa.

Las disposiciones de la Paz de Westfalia

Podríamos dividir las disposiciones en 3 grupos:

Disposiciones territoriales

– Francia recibió los obispados loreneses de Metz, Toul y Verdún; la parte meridional de Alsacia. Estos eran territorios imperiales y enclaves estratégicos del Rin. Con ello adquiría también votos en la Dieta Imperial que elegía al Emperador del Sacro Imperio.

– Suecia entró en posesión de Pomerania Occidental, las islas Rüggen, el Norte de Pomerania Oriental. Suecia pasaba así a controlar las desembocadoras del Oder, Elba y Wesser; y se convirtió en miembro del Imperio.

– Brandemburgo (el germen de la futura Prusia) obtuvo el resto de Pomerania Oriental y los obispados secularizados de Halberstad, Minden y Kamin, más el derecho de sucesión de Magderburgo.

– El duque de Baviera retuvo el Alto Palatinado y recibió la dignidad de elector dentro de la Dieta Imperial. Así pasaba a ser el octavo elector.

– El emperador Fernando III pudo recuperar los dominios hereditarios, ocupados en su mayor parte por potencias extranjeras, aunque sacrificando territorio en el Norte y en el Oeste del Imperio.

Disposiciones políticas

– Se limitaba el poder del Emperador del Sacro Imperio, así como de la Dieta Imperial, que era incapaz de transformarse en una auténtico parlamento. A los Estados alemanes (alrededor de 360) se les daba derecho de ejercer su propia política exterior, aunque no se les permitía hacer guerra contra el emperador.

– Suiza fue reconocida como nación completamente independiente. Era el reconocimiento oficial de una independencia que existía de facto desde hacía siglos.

– Francia y Suecia reforzaban su presencia en el Imperio Germánico al tener derecho en la Dieta. Así, Francia se aseguraría la neutralidad del Emperador en la guerra que mantenía contra España.

– La Monarquía hispánica reconocía la independencia de las siete provincias septentrionales de los Países Bajos. También reconoció a las Provincias Unidas el derecho a navegar y comerciar con América, siempre y cuando no estuvieran bajo control español.

– La Paz acordada se debía extender a los territorios coloniales.

File: Westfalia1648.jpg
Figura 2. Octavilla de la Paz de Westfalia de 1648. Fuente: Wikimedia Commons

Disposiciones religiosas

– Los acuerdos de 1648 situaban la confesión calvinista en pie de igualdad a la luterana y a la católica.

– Se anulaba el Edicto de Restitución de 1629 y se reconocían las secularizaciones anteriores a este Edicto.

– Se modificaba el principio de “cuius regio eius religio“, en un sentido de una mayor tolerancia por parte de los príncipes territoriales.

Conclusión

Los edictos de la Paz de Westfalia sentaron los fundamentos de las ideas centrales de la nación-estado soberana, acordándose que los ciudadanos se atuvieran a las leyes y designios de sus propios soberanos.  Asimismo, sentó las bases de la disposición territorial europea, que perviviría mayoritariamente hasta las campañas napoleónicas.

Bibliografía

Floristán, A. (coord). Historia Moderna Universal. Barcelona. Ariel; 2010

Floristán, A. (coord). Historia de España en la Edad Moderna. Barcelona. Ariel. 2011.

Ribot García, L. (coord). Historia del mundo moderno. Madrid. Actas; 2006

Parker, Geoffrey. La Guerra de los Treinta Años. A. Machado Libros. 2007

 

“La historia misma, testigo de los tiempos, luz de la verdad, vida de la memoria, maestra de la vida, mensajera de la antigüedad”. Carpe Diem.

Licencia Creative CommonsLa Paz de Westfalia por La Crisis de la Historia se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

 
The following two tabs change content below.

crisis_historia

La Crisis de la Historia es una revista digital de historia. Se intentará demostrar que no hay una crisis de la historia. Todo lo contrario, existen nuevas visiones de la historia que mejoran la comprensión del pasado de la humanidad y ayudan a entender el presente. Espero que te haya gustado, puntúa el artículo, coméntalo, compártelo en Facebook y suscríbete para recibir noticias cuando haya publicaciones. Muchas gracias

Latest posts by crisis_historia (see all)

crisis_historia

La Crisis de la Historia es una revista digital de historia. Se intentará demostrar que no hay una crisis de la historia. Todo lo contrario, existen nuevas visiones de la historia que mejoran la comprensión del pasado de la humanidad y ayudan a entender el presente. Espero que te haya gustado, puntúa el artículo, coméntalo, compártelo en Facebook y suscríbete para recibir noticias cuando haya publicaciones. Muchas gracias

6 comentarios sobre “La Paz de Westfalia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies