La crisis de los poderes universales

¿Qué son los poderes universales? Los poderes universales fueron los poderes políticos predominantes en la Edad Media. Eran los que habían tenido un mayor peso en la política medieval. Estos poderes universales eran el Papado de la Iglesia Católica y el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. ¿Por qué tenían un mayor poder? Básicamente porque los estados no eran tan fuertes como serán los estados modernos. Esto implicaba que los monarcas y la nobleza tuviera un menor peso económico, político y de prestigio respecto el Emperador y el Papa.

La causa de la crisis de los poderes universales

A partir del siglo XIII la institución monárquica fue diferenciando su autoridad frente a las instancias universales que se habían erigido en depositarias del poder político durante la Edad Media (los poderes universales anteriormente mencionados). Además, la monarquía también irá ganando peso económico y político frente a las estructuras particulares del dominio señorial (principalmente la nobleza) características de la sociedad feudal.

Como consecuencia de la emergencia de poderes soberanos fuertes fue desapareciendo progresivamente la estructura política característica de la Europa medieval. Y este cambio tuvo numerosas repercusiones. En el conjunto de Europa perjudicó a los dos poderes que se habían arrogado un carácter universal que les situaba por encima de los demás: el papa y el emperador. Era la crisis de los poderes universales que habían tenido un predominio de poder político durante la Edad Media. En definitiva, el auge de las monarquías estatales supuso la causa principal de la crisis de los poderes universales.

Crisis de los poderes universales: el Papado

El poder universal del Papa derivaba del hecho de ser la cabeza espiritual del conjunto, y se caracterizaba por compartir la religión cristiana bajo la dirección del Sumo Pontífice. Todo esto cambiaría a raíz de la Reforma protestante, que sacó de la obediencia de Roma a muchas iglesias y cristianos europeos.

Al mismo tiempo, los afanes de los distintos soberanos por controlar sus iglesias nacionales, llevaron a fuertes tensiones con el Papado y en algún caso (como en Inglaterra) fueron decisivos para llevar el país hacia la ruptura con Roma y la reforma protestante.

Crisis de los poderes universales: el emperador

Durante el periodo medieval los emperadores de Occidente se consideraron como los legítimos sucesores de los emperadores romanos. La ideología imperial mantuvo la concepción universalista característica del Bajo Imperio Romano, pero con la influencia de la religión cristiana. Se conformó así el Sacro Imperio Romano Germánico.

Pero los conflictos de los siglos XIV y XV, como la Guerra de los Cien Años, y la debilidad del Imperio, cada vez con menos pretensiones universalistas y más identificado con la nación alemana, pusieron de manifiesto la naturaleza de los nuevos poderes: los reyes soberanos.

Por otro lado, se desarrolló un proceso de “imperialización” en la figura del rey que se reveló con la apropiación de una serie de símbolos y atributos hasta entonces privativos al emperador: la utilización del título de majestad, la adaptación del derecho romano a las ambiciones centralistas del monarca, la representación pictórica del rey con vestidos y ornamentos imperiales y la sacralización del rey, entre otros.

crisis de los poderes universales.jpg

Figura 1. Crónicas de Nuremberg. El Papa Pio II y el emperador Federico III. Símbolo de la lucha entre Papado e Imperio . Fuente: Wikipedia Commons

La doctrina del origen divino del poder real se desarrolló en todas las cortes europeas, pero particularmente en Francia. El rey galo era rey “por la gracia de Dios”. Los reyes franceses reeditaron la saturación simbólica de las coronaciones. También se atribuyeron poderes taumatúrgicos y lucharon por la consecución de la forma de gobierno absolutista. Los reinados fueron adquiriendo un mayor poder. Fue la época de la consolidación de los reinados de Francia, de Inglaterra, del nacimiento del reino de España.

El poder del emperador a inicios de la edad moderna: Carlos V

El poder del emperador, ya muy debilitado a finales del siglo XV, conocería con Carlos V una nueva ocasión para convertirse en el árbitro de Europa, aunque ya no sobre la base de su poder en los territorios propios del Imperio, sino a partir de su condición de rey de la pujante Castilla y el importante aporte monetario de sus dominios en Indias. Carlos V, depositario de una herencia inmensa, protagonizó un proyecto imperial de dimensiones mundiales. Pero la Reforma contribuyó a debilitar aún más su poder en el ámbito alemán y, al igual que su abuelo Maximiliano I, fracasó en el intento de constituir allí una monarquía moderna.

Mapa de Europa en 1525

Figura2. Mapa de Europa Occidental en el año 1525. En rojo está el Imperio Germánico, pero se observa un auge de los estados nacionales modernos . Autor: Samuel Rawson Gardiner Fuente: Wikipedia Commons

Finalmente, Carlos V se vio obligado a reconocer el fracaso de la universitas christiana que había pretendido reconstruir. Por tanto, los poderes universales de la Edad Media dieron paso a unas monarquías más autoritarias a inicios de la Edad Moderna, que después irán encaminadas hacia el absolutismo.

Bibliografía

Benassar, B y otros. 2005. Historia moderna. Madrid. Akal.

Floristán, A. (coord). 2015. Historia Moderna Universal. Barcelona. Ariel.

Ribot García, L. 2018. La Edad Moderna (siglos XV-XVII). Madrid. Marcial Pons.

Consultas recomendadas

http://es.wikipedia.org/wiki/Poderes_universales. Para tener una visión general de los poderes universales desde la Edad Media hasta la Edad Contemporánea.

Bustos Rodriguez, Manuel. Europa, del viejo al nuevo orden: Del siglo XV al XIX. Silex Ediciones; 1996

The following two tabs change content below.

Jose Palanca

La Crisis de la Historia es una revista digital de historia. Se intentará demostrar que no hay una crisis de la historia. Todo lo contrario, existen nuevas visiones de la historia que mejoran la comprensión del pasado de la humanidad y ayudan a entender el presente. Espero que te haya gustado, comenta el artículo, compártelo en las redes sociales y suscríbete para recibir noticias cuando hayan nuevas publicaciones. Muchas gracias

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *

 

La Crisis de la Historia te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Jose Palanca Cabeza (La Crisis de la Historia) como responsable de esta web. 

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. 

Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de La Crisis de la Historia) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola. (https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf). El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@lacrisisdelahistoria.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://www.lacrisisdelahistoria.com, así como consultar mi política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.