La revolución neolítica

La revolución neolítica es un concepto que aparece para definir las transformaciones de la sociedad que desembocarían en la adopción de la agricultura y la forma de vida campesina como la principal base económica de los grupos sociales humanos. Es decir, se pasa a una economía que tiene como base principal la producción de alimentos en lugar de la anterior vida de caza y recolección. Este cambio de vida hacia el Neolítico supuso una transformación en la vida del hombre prehistórico. En este artículo trataré de comentar qué es esta revolución, si realmente fue tal. Y si no fue tal revolución, qué fue, en definitiva, el Neolítico. (Para conocer más artículos entra en el siguiente enlace: revista número 10)

¿Quién acuñó el concepto de revolución neolítica?

Antes de entrar en definiciones, ¿quién acuñó el concepto de revolución neolítica? Fue Vere Gordon Childe fue el primero que abordó el estudio del Neolítico como una gran transformación en la vida del hombre. Influenciado por las corrientes históricas marxistas creó el término “revolución neolítica” para explicar esa gran transformación. Esta idea de revolución neolítica caló entre los prehistoriadores y arqueólogos del siglo XX. De hecho, es un término que aún suele emplearse por algunos académicos.

Para Gordon Childe esta revolución neolítica habría tenido como centro originario el Próximo Oriente a partir del 10.000 a.C.. Desde el foco de Próximo Oriente se extendería en milenios posteriores por el Mediterráneo y Europa.

¿Qué es la revolución neolítica?

Por tanto, la revolución neolítica sería la transformación radical de la forma de vida del ser humano. El ser humano pasará de ser nómada a sedentario. Pasará de tener una base económica de caza y recolección a tener una base económica productiva mediante la agricultura y la ganadería.

En definitiva, cuando Gordon Childe habló de revolución neolítica se refirió sobre todo a las profundas transformaciones sociales y económicas que sufrió la sociedad de finales del Paleolítico.

Pero, ¿es adecuado hablar de revolución para explicar el proceso del cambio social y económico del Paleolítico al Neolítico? Yo considero que no. ¿Por qué? Pues porque estos cambios no se produjeron ni de forma rápida ni de la misma manera en todos los lugares. Ni tampoco ocasionó el abandono de todas las anteriores formas de vida. Aún hoy existe en gran parte del mundo la caza y la recolección conviviendo con una forma de vida agrícola. Y también existen sociedades nómadas dentro de un mundo sedentario.

Neolítico. Definición

Ahora bien. Hemos dicho qué es la revolución neolítica. Pero nos falta saber realmente qué es el Neolítico. ¿Qué es el Neolítico? El Neolítico es uno de los períodos en que la historiografía tradicional divide la historia de la humanidad y que se caracteriza por la adopción de un sistema económico basado en la agricultura y la ganadería y la vida sedentaria en aldeas.

Libros sobre el Neolítico

Antes de continuar con las características del Neolítico y de la revolución neolítica, te sugiero que visites la página libros sobre el Neolítico para conocer más la bibliografía empleada y para conocer mejor los mejores libros para estudiar este período.

Origen de la palabra Neolítico.

La palabra Neolítico saldría del arqueólogo británico J. Lubock, que en su obra Prehistoric Times, de 1865, dividió la Edad de Piedra en dos períodos: Paleolítico y Neolítico.

El nombre Neolítico significaba “Edad de Piedra Nueva” y se definiría como el período en el cual se fabricaría la industria de piedra pulimentada y la cerámica, que surgiría junto con el nacimiento de la agricultura y la ganadería. El nombre que Lubock le puso a este período obtuvo éxito y se ha mantenido hasta la actualidad.

Las innovaciones y cambios del Neolítico

Introducción

Cuando se habla del Neolítico se suele hablar de cambios e innovaciones. Pero estos son términos no del todo correctos. Por ejemplo,  algunas de las técnicas del llamado “paquete neolítico”, como la cerámica o la industria de piedra pulimentada, ya existían en épocas anteriores.

No obstante, será en el Neolítico cuando se generalizarán y se convertirán en elementos importantes para las poblaciones sedentarias y con economía agropecuaria. Y, asimismo, técnicas que nacieron en la época Neolítica, como la metalurgia del cobre, serán importantes para períodos posteriores.

En definitiva, más que de cambios, habrá que hablar de una generalización de unos determinados modos de vida. Y adopción de formas sociales y económicas determinadas. Una adopción que se producirá de forma mayoritaria en la sociedad.

A continuación verás en los siguientes puntos las principales innovaciones.

La agricultura

La principal innovación del Neolítico fue el descubrimiento de formas propias de producción de alimentos a partir de la agricultura y de la ganadería.

Este cambio no se produjo con la misma rapidez en todo el Próximo Oriente sino que estuvo causado por una serie de lentas transformaciones. Fue un proceso de domesticación realizado por selección artificial. Estas transformaciones convivieron con formas de vida típicas del Paleolítico.

El trigo silvestre y la cebada fueron los primeros cereales que se domesticaron en el IX milenio a.C en la región levantina de Próximo Oriente. Sin embargo, ya hay evidencias de existencia de pan realizado en el Mesolítico (entra en esta entrada de la web: “el pan más antiguo del mundo“) . Posteriormente se domesticaron otras especies como la lenteja, el guisante, la escanda y el lino

revolución neolítica,agricultura.jpg

Figura 1. Cambios agrícolas surgidos en la revolución neolítica. Por José-Manuel Benito . Fuente: Wikimedia Commons

La ganadería

Al igual que en la agricultura, en la adopción de la ganadería se domesticaron animales del entorno mediante una selección artificial. El primer animal domesticado no fue, sin embargo, en el Neolítico, sino que fue el perro en el Mesolítico.

En el Neolítico el primer animal domesticado con fines alimentarios fue la cabra salvaje en la región de los Zagros. Posteriormente se domesticaría la oveja salvaje. Los otros animales que se domesticarían serían el uro y el jabalí. Estos animales pasarían a convertirse en el buey y el cerdo. Estos animales aportaron diversos beneficios a la sociedad: carne, productos lácteos, fuerza de trabajo y fibras textiles.

La ganadería fue un paso fundamental ya que permite la disposición de fuentes de alimentos de forma cercana.

revolucion neolitica,ganaderia.jpg

Figura 2. Cambios ganaderos surgidos en la revolución neolítica. Por José-Manuel Benito . Fuente: Wikimedia Commons

La piedra pulimentada

Neolítico significa literalmente “piedra nueva”. Esta industria de piedra pulimentada ya se conocía en el Mesolítico. Pero fue en el Neolítico cuando se generalizará y se incrementará la producción.Los útiles que se fabricarán serán variados según su uso. Destacaron las hachas de piedra pulimentada, los azadones, molinos, morteros, molederas, trituradoras y adornos.

La cerámica

La cerámica es una de las grandes innovaciones que se enumera al hablar de revolución neolítica. Pero no es una creación del Neolítico. Hay evidencias de existencia de cerámica en el Paleolítico. Por ejemplo, están las vasijas de la cultura de Jomón en Japón y la existencia de estatuillas de cerámica en el Paleolítico europeo.

Sí será en el Neolítico cuando se perfecciona la técnica de fabricación y se generaliza su uso como sistema de almacenaje. Este uso generalizado de la cerámica nació para dar solución a los cambios en los modos de producción y almacenamiento de alimentos. La cerámica proporcionó ventajas como resistencia al fuego, transporte de alimentos y variedad de formas.

cerámica neolítica.jpg

Figura 3. Cerámica neolítica. Cerámica cardial de la Península Ibérica. Fuente: Wikimedia Commons

La vida sedentaria

En último lugar cito la sedentarización. Este fue el proceso por el cual el hombre deja de ser nómada para habitar permanentemente un lugar y puede ser explicado gracias al desarrollo de la agricultura y de la ganadería que permitió al hombre producir sus propios alimentos y no ir tras ellos.

En cualquier caso, sólo en aquellas zonas de mejores condiciones climáticas y de fertilidad la sedentarización fue un hecho. En Próximo Oriente puedo citar ejemplos interesantes como Jericó (Palestina), Tell Muraybet (Siria) y Çatal Hüyuk (península de Anatolia). Para más información puedes ir a la entrada “El Neolítico en el Próximo Oriente”.

Çatal Hüyuk.jpg

Figura 4. Representación de Çatal Hüyuk. Museo de Prehistoria de Turingia. Fuente: Wikimedia Commons

Las teorías de explicación del origen del Neolítico.

¿Por qué aparece el Neolítico? Desde los inicios de los estudios de la prehistoria se han formulado distintas hipótesis, de las cuales en este apartado se realizará un repaso a las principales de ellas.

Las primeras reflexiones surgen en el siglo XIX de forma paralela a los inicios de los estudios de la prehistoria y la antropología. En este siglo el evolucionismo darwinista y la idea de un progreso lineal para la humanidad desde sociedades inferiores a superiores serán la base de la explicación del origen del Neolítico.

Durante el siglo XX, las investigaciones y el avance de estudios en yacimientos prehistóricos dieron paso a diversas teorías acerca del origen de la humanidad. Será aquí cuando aparece Gordon Childe y su teoría del oasis. Daré importancia a esta teoría no por su acierto, sino porque fue Childe quien acuñó el término revolución neolítica.

Gordon Childe.jpg

Figura 5. Vere Gordon Childe. De: Swan Watson, Andrew. Fuente: Wikimedia Commons

La teoría del Oasis

Con la llegada del australiano Gordon Childe a partir de los años 20 del siglo XX el estudio del Neolítico dio un salto cualitativo. Influenciado por el evolucionismo y la teoría marxista de la sociedad, Gordon Childe introducirá el concepto de revolución neolítica. Lo puedes leer en su ensayo titulado Qué sucedió en la historia.

La “teoría del oasis “, formulada por Gordon Childe, sostiene que las comunidades del final del Pleistoceno se vieron obligadas a recluirse en zonas más fértiles con abundancia de agua. Esto fue así por la existencia de un cambio climático que provocó una desecación que provocó la retirada de los hielos hacia el norte. Esto causaría también un aumento de las temperaturas.

Esas zonas fértiles eran los “oasis” de refugio, pequeños reductos con recursos de agua que sirvieron para acoger especies vegetales y animales que se refugiaron en ellos y al mismo tiempo atrajeron al hombre, que las aprovechó ejerciendo una domesticación que las conservara asegurando su reproducción, iniciando un modelo de vida sedentaria e iniciando las prácticas de vida agrícolas y ganaderas.

Este modelo conduciría milenios después a la llamada por Childe “revolución urbana” en esos mismos escenarios.

Pero esta teoría no se sustentaba en evidencias arqueológicas. Esta falta de evidencias arqueológicas desechó la teoría del oasis de Childe. A pesar de eso, su idea de revolución neolítica caló entre los historiadores y es una expresión que se sigue empleando actualmente.

La difusión del Neolítico hacia otras regiones

Siguiendo con Gordon Childe, a partir de la neolitización en la zona Próximo Oriente, el historiador propone una base difusionista. Según esta premisa el Neolítico se expandiría después hacia el Mediterráneo y Europa.

Aunque la teoría fue criticada como evolucionista, en realidad, los contactos entre unas comunidades que ya eran neolíticas y otras que no lo eran debieron ser naturales. Esta dependencia del neolítico europeo del Próximo Oriente viene a ser confirmada por los estudios cronológicos de los asentamientos neolíticos en Europa, observándose perfectamente en un mapa realizado por Clarck en los años sesenta.

File:neolítico.jpg

Figura 6. Mapa sobre la hipótesis de la posible expansión del neolítico en Europa

Otras hipótesis sobre el cambio: tras la teoría del Oasis

Para explicar el origen de las sociedades neolíticas y el cambio cultural que las propiciaron aparecieron otras teorías que diferían de la teoría propuesta por Childe. Estas otras teorías estuvieron relacionadascon las distintas  tendencias historiográficas en el campo de la arqueología.

No es objeto de este artículo detallar todas. Pero entre las diversas teorías existentes destacó unas pocas.

La teoría de las áreas nucleares.

Realizada por Robert J. Braidwood. Braidwood sugirió que en el Creciente Fértil de Próximo Oriente existieron unas áreas nucleares en las cuales estaban las especies vegetales en estado silvestre y los animales salvajes que después darían paso a las especies domesticadas. En estas áreas nucleares los grupos de cazadores-recolectores empezaron a vivir de forma sedentaria y, tras varios siglos de proceso, acabarían domesticando las especies silvestres.  La teoría se apoya en unos requisitos previos ecológicos y tecnológicas . Para que hubiese podido nacer el Neolítico el grupo humano tenía que disponer de un desarrollo cultural adecuado. También había tenido que existir  un medio ambiente favorable en la que existan las especies luego domesticadas.

La teoría de las zonas marginales.

Elaborada por Kent Flannery y Lewis Binford. Según esta hipótesis, en las zonas nucleares donde habitaban los grupos mesolíticos con econoía de amplio espectro hubo una presión demográfica. Esto provocó que parte de esa población abandonara dichas áreas hacia las zonas marginales, donde los recursos serían más escasos. Para garantizar la supervivencia del grupo habría que adoptar otros medios de subsistencia, como fue el caso de la agricultura, que habría traído consigo un mejor rendimiento alimentario.

Teoría de la presión demográfica

Será defendida por diversos autores. La primera, Ester Boserup, propuso que los cambios surgidos en el Neolítico fueron consecuencia de la presión demográfica de los grupos mesolíticos causados por un crecimiento de la población consecuencia a su vez de un aumento en la tasa de fecundidad. Esta presión se originaría en las áreas nucleares propuestas por Braidwood y presupone una tendencia hacia la sedentarización de los grupos mesolíticos del Próximo Oriente.

Otros autores que complementarán esta teoría fueron David Harrias y Mark Nathan Cohen.

Teorías socioculturales.

Durante el siglo XX también se realizaron teorías materialistas donde primaban factores endógenos dentro de las sociedades mesolíticas y neolíticas. Entre estas destaco la teoría sociocultural de Barbara Bender, también llamada del desequilibrio demográfico. Bender toma cono origen de la neolitización a las relaciones sociales internas de los grupos de cazadores-recolectores del Mesolítico.

Para Bender la intensificación de la explotación de los recursos fueron consecuencia de las relaciones sociales cooperativas dentro del seno de dichos grupos y cuyo objetivo era la garantía de la supervivencia de la comunidad.

Las tesis ideológicas

Al final del siglo XX  llegaron nuevas formas de pensamiento y nuevas teorías sobre el origen del Neolítico. Aquí destacan las tesis ideológicas de Hodder y Cauvin. Ian Hodder expuso que la adopción de la agricultura es consecuencia de una estrategia de poder iniciada en el Paleolítico Superior que tiene como finalidad el “control de lo salvaje“. Para Cauvin, la transformación al Neolítico es un cambio en las mentalidades de los grupos de cazadores-recolectores del Próximo Oriente. La adopción de estas nuevas ideas trajo consigo el nacimiento de las divinidades y de la agricultura

File:Neolítico en Próximo Oriente.jpg

Figura 7. Surgimiento del Neolítico en Próximo Oriente.

Conclusión sobre el por qué del Neolítico

Cada una de estas teorías no puede explicar por si misma el complejo proceso de la transición del paleolítico al neolítico. Sin embargo, todas ellas aportan ideas fundamentadas que deben ser tenidas en cuenta. Por tanto, actualmente, no hay una teoría que toma en consideración todas las aportaciones anteriormente descritas.

Conclusión

El Neolítico ocurrió en diversas partes del mundo de forma independiente. Pero para que pudiera producirse se requerían unas condiciones previas de cierto nivel de desarrollo tecnológico y cultural y un medio ambiente adecuado.

En el Neolítico hubo cambios en la sociedad, la religión y en la posible creación de un sistema patriarcal. Pero el concepto de revolución neolítica de Gordon Childe solo puede aceptarse hoy como una expresión que nos indica la importancia del cambio cultural producido. Pero no es una revolución por su rapidez ni por ser una ruptura abrupta con todo lo precedente. Aunque la palabra revolución pueda parecer en la mayoría de la población un cambio brusco y radical, este cambio no fue drástico.

De este modo, el término revolución se debe comprender de otra manera, sin dejarse caer en concepciones e ideas que se alejan de lo que en realidad ocurrió.

Libros sobre el Neolítico

Si tienes más ganas de saber sobre el Neolítico pásate por el artículo Libros sobre el Neolítico.

Bibliografía

Aurenche, O. y Kozlowski, S.K. 2003. “El origen del neolítico en el Próximo oriente. El paraíso perdido”. Ariel Prehistoria. Barcelona.

Bernabeu, J., Aura, J.E., Badal, E. 1995. “Al oeste del edén. Las primeras sociedades agrícolas en la Europa mediterránea”. Síntesis. Madrid.

Eiroa, J.J. 2003. “Nociones de prehistoria general”. Ariel historia. Madrid.

Gordon Childe, Vere. Los orígenes de la civilización. 1996. México.

Gordon Childe, Vere. Qué sucedió en la historia. 2002. Barcelona

Fernández Martínez, Víctor M. 2007. “Prehistoria: el largo camino de la humanidad”. Alianza. Madrid

Redman, C.  1990 “Los orígenes de la civilización. Desde los primeros agricultores hasta la sociedad urbana en próximo oriente”. Crítica. Barcelona.

Ripoll, S (coord.)  2010. “Prehistoria I: Las primeras etapas de la humanidad”. Ed. Centro de Estudios Ramón Areces. Madrid

Licencia Creative Commons

La Revolución Neolítica por La Crisis de la Historia se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

The following two tabs change content below.

Jose Palanca

La Crisis de la Historia es una revista digital de historia. Se intentará demostrar que no hay una crisis de la historia. Todo lo contrario, existen nuevas visiones de la historia que mejoran la comprensión del pasado de la humanidad y ayudan a entender el presente. Espero que te haya gustado, comenta el artículo, compártelo en las redes sociales y suscríbete para recibir noticias cuando hayan nuevas publicaciones. Muchas gracias

9 Comentarios

  1. Yuri Francisco Cabeza E. 14/05/2018
    • Jose Palanca 14/05/2018
  2. Agostina 05/05/2018
    • Jose Palanca 07/05/2018
  3. catalina lopez 15/04/2017
    • crisis_historia 05/05/2017
  4. la jeni va pa ahy 25/05/2016
  5. uuuu 23/05/2016
    • jeremy suarez 19/12/2016

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *

 

La Crisis de la Historia te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Jose Palanca Cabeza (La Crisis de la Historia) como responsable de esta web. 

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. 

Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de La Crisis de la Historia) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola. (https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf). El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@lacrisisdelahistoria.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://www.lacrisisdelahistoria.com, así como consultar mi política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.